Las lentejas (Lens culinaris) es una de las leguminosas que por su alto valor nutritivo debe ser incluida en nuestra dieta alimenticia.

Su cultivo data de miles de años, inicialmente se cultivaron en lo que hoy conocemos como Irak, desde allí a través de Grecia su cultivo se extendió por todo el mediterráneo y luego al mundo entero.

Warum sollten Bio-Linsen in unseren Mahlzeiten nicht fehlen
Warum sollten Bio-Linsen in unseren Mahlzeiten nicht fehlen

Las lentejas, además de deliciosas, son muy versátiles y una base de la nutrición vegana, los flexitarianos la combinan con todo tipo de carnes, pescados, verduras y cereales, son económicas y su cultivo cumple una importante función ecológica, pues fijan el nitrógeno atmosférico a los suelos, lo que permite la recuperación de aquellos empobrecidos.

Algunas de las variedades de lentejas que ofrecemos en nuestra tienda virtual son: pardina, castellana, roja y verdina. Los mayores productores de lentejas a nivel mundial son España, Turquía, India y los Estados Unidos. 

El contenido proteico de las lentejas está alrededor del 23,8 por ciento, muy por encima al de otras leguminosas y más del valor presente en productos de origen animal como carnes y pescados, aunque pobres en aminoácidos como metionina y cistina, es por eso que se aconseja consumirlas con arroz, trigo, semillas de sésamo o frutos secos para aprovechar todo su potencial proteico.

También las lentejas son consideradas uno de los mejores antianémicos naturales debido a que son fuente importante de hierro, que se asimila mejor al acompañarlas con alimentos ricos en vitamina como tomates y pimientos. Otros minerales presentes en las lentejas son: el potasio, calcio, fósforo, zinc y selenio, minerales que cumplen una función importante en la formación del tejido conectivo y del tejido óseo; así es que si deseamos unos huesos y músculos sanos y fuertes, pieles radiantes debemos incluir las lentejas en nuestra dieta alimenticia.

Warum sollten Bio-Linsen in unseren Mahlzeiten nicht fehlen

El alto contenido de hidratos de carbono de absorción lenta que contienen las lentejas y su escaso contenido graso, las convierten en un excelente complemento energético para deportistas y personas diabéticas, pues no elevan los valores de la glicemia. Otra de sus propiedades es ser portadoras de fibras solubles e insolubles que mejoran el tránsito intestinal, proporcionan saciedad y aportan prebióticos que ayudan a mantener y mejorar la microbiota intestinal evitando el cáncer de colón.

Además de todo lo anterior, otro valor agregado a las lentejas es su contenido de vitaminas del grupo B; B1; B2; B6 y de ácido fólico que requieren las mujeres en estado de gestación.

Son tan nutritivas las lentejas que es una de las primeras legumbres recomendadas para ser introducidas en la dieta de los bebés a partir de los seis meses.

Por todo lo anterior, y como ya lo hemos dicho, el consumo de lentejas resulta ser beneficioso para la salud, la economía y la ecología, son uno de los ingredientes de la dieta mediterránea que es referente de dieta saludable.

Las lentejas son fáciles de preparar y pueden ser combinadas de diferentes maneras en guisos, sopas, cremas, ensaladas y para aprovechar todo su poder nutricional pueden ser consumidas germinadas en variedad de ensaladas.

Warum sollten Bio-Linsen in unseren Mahlzeiten nicht fehlen

Podemos concluir que las lentejas, por sus valores nutricionales, y características, resultan ser un alimento de gran beneficio para la salud, además de que pueden ser consumidas a cualquier edad.

No quería dejar pasar la oportunidad para comentar la siguiente anécdota que yo llamaría “mi relación con las lentejas”, que sé, que puede ser común a muchas otras personas, antes aclaro que provengo de una región ganadera de Colombia, como son Los Llanos Orientales, donde por supuesto se acostumbra comer mucha carne de res. Cuando era estudiante de secundaria y regresaba del colegio a casa, (casi siempre sucedía a final de mes) mi madre me esperaba con un plato de lentejas y arroz como almuerzo, entonces pensaba “oh oh la cosa está grave” y comía mis lentejas sin mucho entusiasmo y con resignación, no sabía lo afortunada que era de poder comer un almuerzo tan nutritivo.

Esa percepción cambió cuando comencé a cocinar para mis hijos, de eso ya hace un par de años, pues tuve que preocuparme por alimentarlos de manera sana y nutritiva, entonces mi relación con las lentejas dejó de ser aburrida, descubrí sus bondades, versatilidad y valor nutritivo. Me halagaba mucho escuchar a mi hijo después de terminar su plato de lentejas “mamá, son las mejores lentejas que he comido en toda mi vida” aunque realmente no es que hubiera vivido mucho, era muy chico. 

Hoy recomiendo las lentejas, las consumo con mucha frecuencia y consumo muy pocas carnes rojas. Ah, y mi hijo hace ya varios años es vegetariano y por supuesto las lentejas forman parte de su dieta alimenticia.

Esperanza Lozada

Esperanza Lozada, Licenciada en Biología, clienta de Kaiser Selection y amante de la buena cocina.

close

10% Willkommensrabatt!

Lust auf News und Angebote?

Wir senden keinen Spam! Erfahre mehr in unserer Datenschutzerklärung.

Brauchen Sie Hilfe?