El turrón es uno de los productos españoles más conocidos, con permiso del aceite de oliva y el vino tinto, por supuesto.


Debemos su origen a la época andalusí. El uso de frutos secos y miel para crear dulces y postres es común en los países árabes. Los primeros testimonios que confirman su existencia son del siglo XI; aunque parece que la versión que hoy conocemos no se extendió por el territorio peninsular hasta el siglo XV. 

Productos similares encontramos en Perú, Italia y Francia, además de Oriente Medio, Pakistán, India o Irán.

En España las baldas de los supermercados españoles se empiezan a llenar a principios de octubre de tabletas de turrón de los sabores más variopintos: fresa y nata, yema, ron con pasas, chocolate, chocolate blanco, tres chocolates. En los últimos años se han puesto de moda sabores más innovadores: mojito, caramelo salado o gin tonic, que responden a las tendencias culinarias del momento.

El turrón se consume todos los días generalmente desde mediados de diciembre, haya invitados o no y es el toque dulce final perfecto. Se cortan antes de comer, en función del número de comensales y del gusto de cada uno. Se cubren con un paño de tela para evitar que algo les caiga encima y se sacan tras el postre, con el café. 

En muchas casas es la excusa perfecta para alargar la sobremesa; y en muchas empresas, la manera de endulzar un poco la pausa del día acompañado de un té o un café rápido.

Hay tres variedades que no faltan nunca en la mesa o en cualquier surtido que se precie. Son el turrón blando, en su versión premium de Jijona, el duro llamado de Alicante y el de chocolate con almendras. 

En Kaiser Selection te ofrecemos estas tres variedades para que pongas un rinconcito de España en tu mesa. Y si no sabes cuál elegir tenemos un sabroso pack de tres que hará las delicias de grandes y pequeños.

close

10% Willkommensrabatt!

Lust auf News und Angebote?

Wir senden keinen Spam! Erfahre mehr in unserer Datenschutzerklärung.

Brauchen Sie Hilfe?